• Bienvenida

    A mis hermanas del mundo entero:

     El secreto de la felicidad se encuentra CuerpoAdentro, en ese espacio donde el cuerpo y el alma están en armonía total. En este blog quiero compartir contigo principios que ayudan a despertar a ese ser mágico que late dentro de tu corazón, para que puedas vivir en plenitud. Hablaremos sobre cómo amar nuestro cuerpo, cómo alimentarnos física y emocionalmente, y cómo superar los obstáculos que no nos permiten vivir en paz con nosotras mismas. El Blog CuerpoAdentro está aquí para apoyarte en tu crecimiento personal y para inspirarte a que expreses tu grandeza en el mundo.

    ¡Bienvenida!

    Corazón Tierra

    Creadora del sistema CuerpoAdentro

  • Folleto gratis

    Subscríbete

    para acceder de inmediato

     al folleto gratis

    Bendice tu cuerpo

    Recibe el folleto digital gratis y avisos sobre el libro digital.  

    Subscríbete.

    Te toma sólo 2 minutos.

  • julio 2017
    L M X J V S D
    « Feb    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
  • Meta

5 regalos de Navidad que no cuestan dinero

Regalos de Navidad que salen del alma

Hay regalos inolvidables que siempre perduran en nuestra memoria. A menudo esos regalos son vivencias que no se pueden comprar con dinero. Son regalos que salen del alma, experiencias que nutren la esencia de la persona amada.  Esta Navidad pongamos esos regalos trascendentales en nuestra lista empezando con los siguientes cinco:

Presencia
Los momentos que se comparten con los seres amados en completa presencia, sin interrupciones, estrés ni prisa, son regalos que no tienen sustitución.  Incluye este regalo en tu lista sacando tiempo para compartir tu presencia. No te compliques organizando fiestas o actividades que te agobien o te tomen demasiado tiempo. Lo primordial es que tú estés lo suficientemente relajada para que puedas disfrutar el momento presente con tus seres amados. En vez de enfocarte en preparar una fiesta “perfecta”, sal a caminar por el parque o por tu vecindario con tu pareja, con tus hijos y/o con tus padres. Disfruta con ellos del ambiente festivo, los olores y la música,  escúchalos, ríe con ellos, abrázalos.

Calma
A final del año todos necesitamos calmarnos, descansar y llenarnos de energía antes de comenzar el próximo año. Regálales calma a tus seres queridos creando un ambiente tranquilo con velas y aromas. Invítalos a tu casa a tomar un té, un café o una copa de vino y conversen acerca de los momentos más felices que han vivido durante ese año. Ofréceles un masaje en las manos o en la espalda o prepárales un baño aromático.

Motivación
Nombra la grandeza y las cualidades extraordinarias de tus seres queridos, Siéntate cerca de ellos, tómales las manos, míralos directamente a los ojos y diles por qué son personas extraordinarias.  Celebra la esencia de cada uno de ellos nombrando  cómo  ellos enriquecen tu vida y el mundo con su presencia. A los seres queridos que se encuentran lejos puedes enviarles tus palabras escritas en una tarjeta. Tus palabras, ya sean habladas o escritas,  siempre perdurarán en la memoria de ellos como un bálsamo de motivación.

Alegría
La alegría es esencial en todas las celebraciones. Respira profundamente y date permiso para sentir tu alegría innata. Date permiso para mirar la vida desde un lugar mágico. Contágiate con el espíritu navideño y comparte esa alegría con tus seres queridos. Pon música alegre y sácalos a bailar en tu propia sala. Exprésales tu cariño y entusiasmo.

Inspiración
Dales el regalo de la inspiración. Recítales un poema o cántales una canción que los haga sentir amados y apreciados. Sácale provecho a la Internet y envíales enlaces a audios, imágenes, vídeos o páginas que les den la inspiración que ellos necesitan en ese momento de su vida. Llévalos de paseo a disfrutar de un atardecer o de un cielo nocturno lleno de luminosas estrellas.

 ¡Que el espíritu navideño te colme de alegría a ti y a tus seres amados!

Notas relevantes

La ventaja de hacer tus compras navideñas ahora
Tu voz en tu vida
Ahorra dolores de cabeza, y muchos dólares, comprando los regalos de Navidad con semanas de anticipación,

Ahorra en tu viaje durante las fiestas
Tu voz en tu vida
La planificación puede ser lo que te ahorrará dinero.

Corazon Tierra, experta latinaAcerca de la autora del blog
Corazón Tierra “DanzaDiosas” es autora, editora, poeta, bailarina, experta en autoestima corporal y autora del blog CuerpoAdentro. Es una de las pocas mujeres en el planeta que se ha sanado de la anorexia y que de esa experiencia ha desarrollado un sistema que ayuda a sanar la autoestima corporal. Su misión es ayudar a la gente a que se ame sin condiciones y a que vivan felices en sus cuerpos. Cumple con esta misión mediante sus publicaciones virtuales, su blog, libros, columnas, presentaciones de danza-teatro, talleres, charlas y mediante la campaña de autoestima corporal No te hagas pequeña. Lee más sobre su labor aquí

El verano y sus alegrías

Relajacion de verano

Esa primera mañana los rayos del sol, que se colaban por las persianas de mi habitación, parecían estar más alegres. Me levantaba llena de vigor. Era el comienzo de las vacaciones de verano. En mi mente ya no quedaban preocupaciones por sacar buenas notas en mis clases ni por aprenderme la última lección de matemática. Mi única meta en el día era ir a gozar de la maravillosa playa. Conocía lo que era vivir en relajación total.

Me crié en una playa silvestre al sureste de Puerto Rico, en el Barrio Bajos de Patillas, en un verde pueblo conocido como La Esmeralda del Sur. Allí, donde el tiempo se volvia infinito, pasé casi todos los veranos de mi infancia. Me sumergía en las calmadas aguas de mi playa y ante mi vista, se abría un horizonte de tonos azules, turquesas y verdes. Desde las olas, me deleitaba con el paisaje de las montañas mientras la canción del mar me envolvía en su magia. Después de pasar horas en el agua, salía corriendo a buscar una merienda y mis huellas se quedaban grabadas en la arena.

Hoy, entre rascacielos, autobuses y trenes, busco los rayos del sol que tanto alumbraron los veranos de mi infancia. De vez en cuando, un rayito se cuela en mi memoria y recuerdo a esa niña vestida de rosa que sabía disfrutar del presente. Entonces, respiro profundamente, suelto las preocupaciones del momento y el estrés de la vida urbana, y recibo la alegría del verano.

Disfruta de más vivencias CuerpoAdentro

Quítale la “p” a la prisa y ríete
Ríete de ti misma cuando caes en las trampas de la prisa y escucha lo que te dice la vida.
CuerpoAdentro

Carta a una amiga con mal de amor
Cómo cruzar el dolor que causa una desilusión amorosa.
CuerpoAdentro

Preocupaciones: Cómo me liberé de ellas
Líberate del estrés con  un baño en el mar.
CuerpoAdentro

 

Acerca de la autora
Corazón Tierra “DanzaDiosas” es autora, editora, poeta, bailarina, experta en autoestima corporal y autora del blog CuerpoAdentro. Es una de las pocas mujeres en el planeta que se ha sanado de la anorexia y que de esa experiencia ha desarrollado un sistema que ayuda a sanar la autoestima corporal. Su misión es ayudar a la gente a que se ame sin condiciones y a que vivan felices en sus cuerpos. Cumple con esta misión mediante sus publicaciones virtuales, libros, columnas, presentaciones de danza-teatro, talleres, charlas y mediante la campaña de autoestima corporal No te hagas pequeña. Lee más sobre su labor aquí.

El regalo de la presencia

El mejor regalo de Navidad es la presencia.

¡Ya tengo mi lista de regalos de Navidad! Antes de hacer la lista, me di cuenta que mi deseo más profundo era dar regalos inolvidables, regalos que perduren en la memoria de mis seres amados.  Reflexioné sobre todos los regalos de Navidad que he recibido en mi vida. De mi memoria salieron cientos de vivencias, momentos en los que las personas que me quieren compartieron su presencia conmigo.

Recordé las noches de la época navideña que pasé con mi madre mirando las estrellas en espera de los Reyes Magos. Recordé los aguinaldos (género musical puertorriqueño) que escuchaba con mi padre y los olores a canela y anís. Recordé la risa traviesa de mis tres hermanos.

Los mejores regalos que me han dado las personas que me aman han sido momentos de presencia. Y este año es mi presencia el regalo que les quiero dar a ellos.

1) Quiero escribirle una carta a mi sobrino Daniel contándole historias sobre mi familia. Daniel es mi único sobrino. Tiene 12 años de edad y desafortunadamente no he tenido la bendición de verlo crecer cerca de mí.  Es un niño extraordinario y esta Navidad quiero darle mi presencia mediante mis cálidas palabras.

2)  Quiero abrazar a mis hermanos Andy y Lenin, y dejarles saber cuánto los quiero. ¡Voy a pasar Navidad con ellos!

3) Quiero enviarle un abrazo a mi hermano Ito en una carta que le dé fuerza e inspiración.

4) Quiero salir a caminar por las montañas con mi hermano Lenin.

5)  Quiero mirar las estrellas con mi madre.

6)  Quiero escuchar música con mi padre.

7)  Quiero compartir con mi amiga y maestra espiritual, María, y celebrar con ella todos los logros que ambas hemos alcanzado este año, tomando vino tinto y comiendo delicias.

8)  Quiero dejarles saber a mis amigos por qué son importantes en mi vida.

9)  Quiero regalarles a mis amigos una noche de poesía junto a la luna.

Al leer esta lista me lleno de regocijo y el espíritu navideño se apodera de mí. Entonces me doy cuenta que verdaderamente no existe tanta diferencia entre dar y recibir, que ambos actos forman parte del mismo baile, Todos estos regalos que quiero dar, estos momentos de presencia, son regalos para mi alma que siempre quedarán grabados en la memoria de mis células.

Mi cuerpo, un campo de batalla

Libro Casi desaparecida: Retorno al territorio de mi cuerpo

Mis brazos siempre intentaban expresar algo que se cobijaba en mi alma, pero no podía entregarme a su impulso. Ese algo se enmudecía, tropezaba y se paralizaba dentro de la armadura en la que me encontraba cautiva.

Desde allí sólo podía escuchar un lejano lamento, una nostalgia, un deseo de expresar mi armonía. Pero el terror era más potente que mi deseo, corría desde mis pies hasta mi corazón ahogando cualquier indicio de gracia. ¡Que mi belleza no se atreviera a ocupar espacio en el mundo!

“De nada me sirve”, decía una autoritaria voz en mi mente. “Tengo que ser fuerte”.

En mi cuerpo apenas se asomaban las curvas. No existía sustancia entre mis huesos y mi piel. Atrapada en la anorexia, vivía para borrarme del mundo. Mi mente le había declarado la guerra a mi cuerpo y me estaba dejando achatada, casi sin dimensiones.

Esa guerra era dirigida por un aspecto mío que desesperadamente buscaba mi poder, una entidad cuya estrategia para afirmar mi identidad consistía en controlar las cualidades que me hacían vulnerable en el campo de batalla.

“Si te dejas dominar por tus miedos, serás devorada por las fieras del mundo”, me advertía mientras apretujaba todos mis miedos en un rincón de mi estómago.

“Si quieres ser una mujer exitosa e independiente, tienes que mostrar tu fuerza. No te atrevas a derramar ni una lágrima”, ordenaba anudando cada una de mis lágrimas.

“Si quieres ser poderosa, olvídate de las tonterías femeninas. No te pongas vestidos color de rosa con encajes. No te atrevas a expresar cariño ni dulzura”, gritaba borrando los trazos femeninos de mi existencia: la gracia, la voz tierna, la intuición.

Yo no lo sabía.

No sabía que volar era el destino de mi corazón, que mi cuerpo estaba hecho con el fuego de  la tierra. Envuelta en una nube gris salí al mundo.

Corazón Tierra © 2002

Este es un fragmento de mi novela Casi desaparecida: Retorno al territorio de mi cuerpo, un viaje por las heridas emocionales de la anorexia, una mirada profunda a las vivencias del cuerpo y del alma que me ayudaron a amar mi cuerpo.

Memorias de la anorexia

Libro Casi desaparecida: Retorno al territorio de mi cuerpo

Libro Casi desaparecida: Retorno al territorio de mi cuerpo

Sostenida por mi inquebrantable fuerza de voluntad, me mantenía aferrada a mi habitual pose: los hombros encorvados con los brazos tiesos, las rodillas a punto de quebrarse por la tensión y los pies arraigados al suelo como si fueran pezuñas de hierro. Aunque me encontraba envuelta en la más exquisita seda, mi cuerpo no se dejaba seducir ni por un instante. Ya llevaba muchos años viviendo en esa postura. Nada ni nadie me sacaría de ella, ni siquiera las brillantes medallas que relucían en mi pecho.

Todo el mundo a mi alrededor celebraba mis logros. Me acababa de graduar de la escuela secundaria con una multitud de premios. Me felicitaban y me elogiaban, pero yo me mantenía distante, casi a la defensiva. En mi rostro no se asomaba ni una leve expresión de alegría. Sabía que estas victorias eran sólo el comienzo, que todavía tendría que pelear muchísimas batallas antes de alcanzar el éxito absoluto.

Quizás por fuera, ante los ojos que no se atreven a traspasar las apariencias, yo parecía una chica afortunada, tal vez demasiado delgada y exageradamente perfeccionista, pero afortunada. Una joven inteligente y disciplinada que había sabido aprovechar las oportunidades que sólo se presentan una vez en la vida y que no había perdido el tiempo, ni con fiestas ni con chicos. Una mujer joven, aunque todavía parecía una niña, que tenía su vida por delante.

En mi mente yo también me consideraba una persona que sabía mantener su vida bajo control. Había logrado todo lo que me había propuesto hasta entonces. Había alcanzado algo que para muchas mujeres es tan sólo un efímero sueño: detener el salvaje crecimiento de las caderas y los senos, de los muslos y las piernas, borrar la exuberancia latente antes de que tomara posesión de mi cuerpo. A los 18 años pesaba la misma cantidad de libras que pesaba cuando tenía 12 años.

Para mí este logro no era menos importante que las medallas que colgaban de mi pecho. Los premios y las 85 libras formaban parte de la misma estrategia, tenían un fin común. Las personas a mi alrededor no lo sospechaban, no sabían que mi cuerpo y, no las matemáticas ni las ciencias ni las letras, era el campo que mejor dominaba.

Eso pensaba mi mente. Si hubiese sido capaz de sentir lo que se escondía dentro de aquella armadura, me habría dado cuenta de que el control era sólo una ilusión de poder. Años después, cuando me encontré al borde de un abismo, mi cuerpo me contó la historia que siempre había intentado contarme.

Esa es la historia que comparto en mi novela Casi desaparecida: Retorno al territorio de mi cuerpo, un viaje por las heridas emocionales de la anorexia, una mirada profunda a las vivencias del cuerpo y del alma que me ayudaron a amar mi cuerpo. De ese viaje profundo sale la medicina que comparto contigo en este blog.

Carta a una amiga con mal de amor

Cura para el mal de amor

He escuchado tu voz., el lamento de tu alma. Tus palabras me estremecen, sé de dónde salen, del dolor viejo, del dolor nuevo. Y desde la calma que he ganado después de mis duelos, pongo esta manta de entendimiento sobre tus hombros.

Estás en una noche oscura. No le tengas miedo. Hay momentos en los que tenemos que cruzar la oscuridad. La vida nos obliga a soltar lo que ya no le sirve a nuestro espíritu, lo que ya no se armoniza con la intención verdadera del alma.

Es tiempo de duelo, tiempo de dejar correr las lágrimas, de llorar la pérdida, de decirle adiós a la que fuimos antes de que nos arropara la pesada noche.

¿Y  por qué tenemos que pasar por estos duelos? La respuesta es misteriosa, ambigua, paradójica. Pero quizás la pregunta que nos libera no es “¿Por qué?” si no “¿Quién soy”.

¿Quién soy sin la casa, sin el salario, sin el marido, sin las amigas, sin los hijos, sin los padres? ¿Quién soy y qué pedazo de mi alma implora ser rescatado en esta noche oscura?

Estás en una noche oscura, amiga mía, y en esa oscuridad salen a merodear fantasmas y sombras, voces que te critican y te torturan con sus burlas. Sentirás deseos inmensos de correr hacia atrás. No caigas en estas trampas. Evita los errores que se cometen después de un rompimiento y enfócate en ti misma.

Respira profundo, mira las sombras con compasión y sigue viajando hacia adentro, hacia tu silencio interior. Toca el fondo de tu corazón. Toca tu verdad. Estás de duelo, amiga mía. No te juzgues cuando broten las lágrimas. Déjalas correr y abrázate como si tu misma fuera tu madre.

Llora, llora todos los días, si es necesario, Las lágrimas atrapadas envenenan la vida. Pero llora con fe, sabiendo que cada noche, por larga que sea, siempre tiene su final. Llora confiando en el poder de tus emociones.

Llora sin hacerte pequeña, dejando que las lágrimas disipen las nubes de tu tristeza. Llora, muda de piel y despierta a la mujer maravillosa que late dentro de ti.

A NY en busca de tierra (poema en prosa)

En busca de tierra para sanar la anorexia Llegué a esta ciudad con una maleta llena de ausencias, desterrada de mí misma, corriendo, corriendo, contando calorías, cortando comidas, midiendo las pulgadas perdidas, borrando mis curvas, haciéndome pequeña, pequeñita.

Mujeres descoloridas, aplanadas, editadas, enmarcadas en pantallas, en páginas de revistas, captadas por el ojo de la cámara, capturadas por el ojo de la vergüenza.

Capturadas en el hambre del primer mundo.

A las mujeres latinas no les da anorexia.

Decían…

A las mujeres latinas no les da anorexia porque los hombres latinos prefieren a las mujeres con curvas.

Decían a ciegas sin ver a Carmen ayunando porque no podía cambiar su nariz ni su boca ni sus rasgos afrolatinos, pero sí eliminar sus curvas.

Decían a ciegas sin ver a María ahogándose en el gimnasio, tratando de caber en el molde del éxito, porque tenía que ser más perfecta que las otras, las que no tenían un acento latino, las que no cargaban el sueño de una familia que se extendia por todo el continente latinoamericano.

Decían a ciegas sin ver, sin sentir el hambre del alma pegándose en las costillas como un parásito.

Llegué a este país con una maleta llena de ausencias desterrada de mí misma, con una maleta llena de ausencias y de sueños.

Buscando tierra, excarvando en mis adentros, arrancando la venda que me hacía ciega a mí misma, rompiendo las etiquetas pegadas a mi ADN, mudando lo que me hacía pequeña: el miedo, la vergüenza, la angustia, ahondando en mi alma, re-membrando mi origen de diosa, reclamando el territorio de mi cuerpo.

 

Corazón Tierra © 2008